Innovación y adaptación hospitalaria al COVID-19

Experiencia del Hospital San Rafael de Alajuela en Costa Rica

El sector de la salud ha sido el más exigido durante la emergencia generada por el COVID-19. Toda la estructura de hospitales y centros de salud en la región y en el mundo, ha sido puesta a prueba por la llegada de este virus y el rápido ascenso de los contagios. Se ha requerido, como una primera medida de contención, el establecer estrictas cuarentenas, teniendo como uno de sus propósitos el ganar tiempo, no colapsar el sistema de salud y tener la posibilidad de dar atención a la población.

En este ejercicio de alto nivel de coordinación existen esfuerzos significativos, innovaciones relevantes, transformaciones profundas, que se han realizado en el funcionamiento y estructura de los hospitales, presionados por las actuales circunstancias. Ello ha requerido, además, la rápida adaptación del personal médico y de enfermería a una realidad completamente distinta a la que estaban acostumbrados. Este proceso empieza a generar valiosos aprendizajes.

Es el caso del Hospital San Rafael de Alajuela, que representa un modelo en las acciones de adaptación para la respuesta al COVID-19 y ha compartido aprendizajes con otros hospitales de la región. Así nos lo explica el Dr. César Chaves, CAHI Fellow de Costa Rica, quien actualmente funge como Asistente de Dirección Médica y Coordinación Hospitalaria del Programa de Donación y Trasplante:

“Tuvimos que crear rápidamente flujos para el manejo de los funcionarios del hospital, los pacientes y todos los procesos internos. Esa experiencia y sus documentos asociados pudimos compartirla con el Hospital de Santa Ana en El Salvador, en contacto directo con su director Jorge Jiménez, con quien ya he tenido varias conversaciones. Así nos estamos ayudando entre los hospitales de distintos países.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

Este es solamente un ejemplo de cómo se están produciendo innovaciones y compartiendo buenas prácticas a través de la acción que profesionales de la salud y los CAHI Fellows están desarrollando.

La irrupción de la innovación

Ya el equipo directivo y los médicos del Hospital San Rafael de Alajuela visualizaban el mañana: la telemedicina como vía para la atención de la mayor parte de los pacientes, video llamada con los médicos, consulta virtual con el especialista, activación del expediente digital, todos los procesos administrativos en línea, realización del diagnóstico a distancia, envío de la receta a farmacia, distribución de los fármacos directamente a la casa del paciente.

Este escenario podría parecer ciencia ficción, pero no es la descripción de algo que está lejos en el futuro, se trata de lo que está ocurriendo en la actualidad. En el Hospital de San Rafael de Alajuela se vieron forzados a implementar una seria de cambios por las circunstancias; el estado de emergencia les exigió adaptaciones rápidas e innovaciones indispensables.

El conjunto de transformaciones que se han implementado no se produjo como esperaban y han superado sus cálculos iniciales. Todo el equipo médico y de enfermería, crearon un plan para lo que iba a ser la llegada del primer caso positivo de COVID-19 a través de la sala de urgencias, los protocolos fueron planteados y todos tenían la claridad del proceder en este escenario. Pero sucedió lo imprevisto, el virus ya estaba presente en el hospital y cuando realizaron las pruebas iniciales identificaron algunos trabajadores del hospital contagiados. El Dr. Chaves lo narra así:

“Sucedió de manera inesperada. Arrancamos el 6 de marzo con un equipo de intervención y manejo, línea de orden bajo la cual ya cumplimos 45 días. Empezamos generando divisiones de áreas contaminadas y áreas limpias, establecimiento de flujo de pacientes, flujo de funcionarios, derivaciones de las consultas para áreas fuera del hospital porque entramos en cuarentena.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

¿Cómo iban a reorganizar todos los procesos en esta circunstancia? ¿De qué forma se organizaría todo el personal? ¿Cuál sería la reacción de los demás funcionarios del hospital? ¿Cómo seguir brindando atención a la población en este escenario? Son algunas de las preguntas que surgen ante la realidad que enfrentaron a inicios del mes de marzo. El primer paciente positivo para COVID-19 estaba trabajando en el cuarto piso del hospital, una vez identificado, debían tomar acciones inmediatas. Entraron así en estado de emergencia y cuarentena total.

Cambios internos profundos

“Hay que tomar en cuenta que generalmente uno espera que la emergencia venga de afuera, pero esta vez vino desde adentro del hospital. Tuvimos que crear unos flujos específicos y una nueva estructura de funcionamiento. La primera medida fue cerrar todo el ingreso hospitalario, para controlar el número de contagios que se podían dar dentro de las instalaciones.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

De inmediato se creó el Comando del Sistema de Incidentes, considerando cuatro áreas clave: logística, planificación, comunicación y operaciones. De este modo se inició la coordinación de la emergencia con 1.300 funcionarios activos en el hospital.

Bajo la responsabilidad de logística está el manejo de los insumos y los equipos de protección personal. Los procesos de planificación les llevaron a realizar cambios en la estructura del hospital, derrumbar paredes, crear nuevas salas, sellar espacios con paneles de vidrió, sellamiento de las unidades de cuidados intensivos, todo eso en un lapso no mayor a 48 horas. Comunicaciones es responsable del manejo de las redes sociales, la información que se le da al personal y sus familiares, conversación con los pacientes positivos para COVID-19. En el caso de operaciones, determinar qué espacios se abren y cuáles permanecen cerrados, cómo van a trabajar los médicos y el personal de enfermería, cuál será el flujo del trabajo.

“Muchas cosas tuvieron que ser replanteadas, lo cual requirió un esfuerzo importante de todos los equipos, desde la dirección del hospital hasta el personal médico, de enfermería, de farmacia, administrativo y de mantenimiento.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

También hubo que atender las necesidades de los trabajadores del hospital, pues se presentaron las más diversas reacciones frente a la situación y riesgo de contagio interno. En momentos iniciales de la emergencia, se generaron resistencias internas, reclamos por la forma en que se distribuyeron los equipos de protección personal, negativas a cumplir turnos en la sala especialmente habilitada para casos positivos para el COVID-19. Esta situación evidenció la necesidad de considerar el abordaje del recurso humano y abrir vías de atención y respuesta a las inquietudes, preocupaciones y temores existentes.

Se abrió así el apoyo al personal través de los servicios de psicología y trabajo social, se implementaron charlas informativas para explicar los niveles de riesgo en los diversos espacios del hospital y cómo ello determina el tipo de EPP que se utiliza. Los protocolos de protección y seguridad fueron explicados a detalle y se mantuvo en todo momento el diálogo abierto sobre el funcionamiento de todos los servicios y la responsabilidad de cada funcionario. Estas medidas mejoraron significativamente la situación y redujeron de manera evidente las tensiones internas, además de colaborar con la creación de un ambiente de comunicación clara y confianza.

“Creamos la policía sanitaria, asignando a personas que se encargan de capacitar, dialogar el cumplimiento de las normas y protocolos en todos los espacios del hospital, explicando qué tipo de equipos de protección deben utilizarse, la manera correcta de hacerlo, en cuáles lugares es más seguro estar o recorrer, en cuáles hay más riesgo, entre otras cosas esenciales en este momento. Esto ha sido muy bien recibido por todos.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

Mayores desafíos y grandes apoyos

Todo el proceso ha generado diversas reacciones, algunos desde el temor de contagiarse o llevar el virus a sus hogares, otros más positivos en el proceso de la respuesta que se ha venido implementado. En palabras de los responsables de los cambios desarrollados, el elemento más desafiante ha sido el factor humano.

“Lo más difícil ha sido el proceso con la gente, con los funcionarios, el trabajo de brindar seguridad y confianza, de transmitir tranquilidad. Ha sido importante ponernos en el lugar del personal, darle las orientaciones necesarias y toda la información que permite comprender la manera en que estamos procediendo, así como fortalecer el compromiso de todos.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)

Pero también ha habido mucha solidaridad y grandes apoyos, tanto interna como externamente, en una suerte de círculo virtuoso que les ha permitido desarrollar importantes avances en el hospital.

En la medida en que se han tomado acciones con el personal y dentro de las instalaciones, también ha venido cooperación desde afuera. Importantes empresas presentes en Costa Rica han realizado donaciones para las remodelaciones realizadas y disponer de los insumos necesarios para las adaptaciones físicas y tecnológicas.

También ha sido esencial el acompañamiento de la ciudadanía y la solidaridad de empresas cercanas, pues gracias a ello el personal del hospital ha contado con alimentación y cuidados mientras se han mantenido en cuarentena total. Eso, sumado a expresiones de reconocimiento de su valor a través de mensajes en redes sociales y notas de respaldo, ha elevado la moral de todos los equipos, en momentos de alta exigencia.

En las semanas que llevan enfrentando la emergencia, esto ha convertido la respuesta en un acto colectivo de cooperación, donde cada actor se hace indispensable. Finalmente, esto se va convirtiendo en una operación en la que participan los funcionarios públicos, el sector privado y la ciudadanía. El Dr. Chaves concluye así:

“Esto nos ha mostrado de qué somos capaces, nos ha permitido descubrir nuevas capacidades y la alta flexibilidad que poseemos como equipo. Ahora nos sentimos muy orgullosos de lo que hemos conseguido, sabemos que podemos ser innovadores y traer nuevas técnicas en beneficio de los pacientes.” (Entrevista realizada el 20/04/2020)